1

Por qué no darle un smartphone a un niño

Antes, cuando nosotros éramos unos niños, no teníamos teléfonos inteligentes. En realidad, nadie tenía smartphones. Y es que eran los 90s y nuestros padres nos entretenían con cosas como máquinas de escribir y pelotas de béisbol, por ejemplo.

Greenbot | Sarah Jacobson Purewal

¡Mentira! Nostros tuvimos Game Boys en ese entonces… Pero, a lo nuestro.

En estos días, parece que a dondequiera que se mire hay un niño que juega con el teléfono inteligente de su papá o de su mamá; dejándolo caer, babeándolo, miténdoselo en su boca, o hasta haciendo compras en la tienda de aplicaciones… varias veces. El razonamiento de los padres detrás de esto parece ser algo como: “Bueno, esa es la mejor forma de callarlos.” Pero aquí estamos para decirles qué (y no deberíamos): Darle a su hijo el teléfono inteligente es una terrible y muy mala idea. He aquí por qué:

¡Cuesta dinero!

Nino_Smartphone_001

Yo no sé ustedes, pero si alguno de nosotros en esta redacción le hubiera pedido a sus padres, a los 4 años, que nos dejaran jugar con un dispositivo utilitario que cuesta así sea 100 dólares, se nos habrían reído en la cara. Y sí, aunque sabemos que muchos de ustedes no han pagado directamente los 600 dólares que cuesta su dispositivo móvil (gracias a los subsidios de las operadoras), seguramente lo sabrán si su hijo lo deja caer y hay que reemplazarlo antes de que su contrato se finalice.

Los niños tienen sus habilidades motoras en desarrollo

Nino_Smartphone_002

El teléfono inteligente es de vidrio y metal. Mayormente vidrio. Apenas se puede evitar que se caiga, por lo que tu hijo de tres años de edad definitivamente lo va a dejar caer.

Ellos se vuelven dependientes

Nino_Smartphone_003

Ya saben que no se les puede dar a los niños chupetes todo el tiempo para callarlos, porque entonces se hacen dependientes de su estos. Exactamente lo mismo pasa con los teléfonos inteligentes. Y, bueno, habrán veces que vayas a querer utilizar realmente tu smartphone. Así que buena suerte con eso.

No van a dormir apropiadamente

Nino_Smartphone_004

Pantallas, todas las pantallas, incluso pantallas de teléfonos inteligentes pequeñas pueden interrumpir su sueño (incluso el tuyo). Y los niños necesitan dormir. Y necesitan dormir bastante. Porque están en pleno desarrollo, además que si no duermen lo suficiente pasan a ser pequeños seres desagradables y molestos.

Se convierten en parias sociales

Nino_Smartphone_005

O tal vez no, si todos los demás niños que les rodean también utilizan los teléfonos inteligentes de sus padres desde una edad temprana. Pero, hablando en serio, la interacción cara a cara es algo que su hijo debe aprender desde ahora, para poder desarrollarse normalmente dentro de una sociedad.

Limita su creatividad

Nino_Smartphone_006

Los teléfonos inteligentes tienden a convertir a las personas en consumidores, y no creadores. ¿Recuerdas cuando eras un niño y tenías que usar tu imaginación? “¿Qué es la imaginación?”, se preguntan los niños hoy, luego lo googlean.

Sus hijos nunca verán el sol

Nino_Smartphone_007

Antes cuando nuestros padres no nos dejaban ver la televisión lo hacían porque debíamos “salir a la calle y disfrutar del aire libre”. Bueno, tristemente ahora ya casi no se está viendo a los niños salir y disfrutar del juego al aire libre… porque están pegados a un teléfono inteligente.

Los smartphones distraen

Nino_Smartphone_008

Generalmente, los padres le dan a sus niños el smartphone para distraerlos, ¿verdad? Ya sea porque están en una cola esperando, ellos se van a aburrir y empezar a quejarse. Bueno, ahí hay un problema: Si acostumbras a tu niño a tener un objeto de distracción cuando se empieza a aburrir, ¿cómo van a aprender a lidiar con el aburrimiento?

Cuidado con las compras en las tiendas de aplicaciones

Nino_Smartphone_009

Sí, Google devolverá las compras in-app no autorizadas hechas por sus hijos. Pero evita tener que esperar por el reembolso, al no dejar que el dinero se gaste en primer lugar.

Al final, van a querer un teléfono propio

Nino_Smartphone_010

¡Lo sentimos mucho! Tal vez cuando tengas 18. Y te lo puedas comprar tu mismo.

Sin embargo, ustedes van a ignorar todo esto y darle el teléfono a tu hijo de todos modos…

Bob_Esponja

Porque no hay nada como el dulce, dulce silencio de un niño fascinado por los videos de YouTube.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *