1

La e-SIM, revolución para el usuario, complicación para el operador

En el mediano plazo, los Smartphones podrían no tener ranura para la popular tarjeta SIM (micro, nano), pues una tarjeta virtual sería usada por los operadores. Pero la solución para usuarios, podría ser un dolor de cabeza para los operadores.

PC World en Español

Apple y Samsung vienen trabajando desde hace poco más de un año en impulsar una tarjeta virtual que sería la sustituta de la tradicional SIMCARD, pero la innovación, que es probable comience a ser usada a finales de este año en unos cuantos operadores en el mundo, podría dejar a una parte de las operadoras sin acceso y, por supuesto, a algunos fabricantes fuera del juego en las primeras de cambio. Los usuarios, por su parte, podrían ser beneficiados de forma importante.

La Global System Mobile Association, GSMA, que agrupa a la mayoría de operadores y fabricantes de móviles en el mundo, quiere liderar ese impulso y hace poco más de una semana presentó lo que sería el estándar de la tarjeta, una llamada e-SIM, pero los acuerdos entre los miembros aún están por firmarse y existen discrepancias en temas elementales y hasta que eso no se resuelva, la Sim virtual no será posible.

El acuerdo es clave, pues de ellos depende la interoperabilidad de las compañías móviles que, al final del día, podrían ser las más golpeadas con la decisión, en primer lugar, porque la retención de clientes sería más difícil y porque la información del cliente no estaría en una tarjeta física sino en la nube, donde tendrían que hacerse inversiones importantes.

En la actualidad, si se quiere cambiar de un operador, es necesario disponer de una tarjeta física de ese operador, pero en el corto plazo ya eso no podría ser un problema. Y es que con la e-SIM esos problemas se eliminarían, pues el usuario sólo tendría que ingresar a la red del operador que quiere y darse de alta, sin más problemas que pagar los servicios que escoja mensualmente.

Pero ese beneficio para el usuario, podría ser una complicación para el operador, que muchas veces invierte en un usuario que, por un simple momento de molestia por no tener señal, tomaría la decisión de migrar sin problema. Hoy día eso no es tan fácil y la retención de clientes es más sencilla.

En los mercados maduros, el usuario es menos propenso a cambiar de operador que en los mercados emergentes, donde los esquemas de servicios prepago se prestan para que un usuario esté más pendiente de las ofertas y promociones que de la fidelidad con un operador.

Con la e-SIM eso se potenciaría, pues el usuario podría migrar en segundos y sin mayor problema. Los caza ofertas y promociones serían los mayores beneficiados de la tarjeta virtual.

Por el otro lado, está el beneficio del servicio de Roaming, pues cuando un usuario de tarjeta virtual viaja al extranjero recibirá de forma inmediata y de manera online ofertas de los operadores y, con sólo hacer un click, podrá automáticamente utilizar la red y servicios del que más le agrade.

Con la e-Sim, los usuarios podrían tener más de un número afiliado y como la ranura no existirá, los fabricantes podrían tener un poco más de espacio para utilizarlo en alguna novedad.

Pero no todo lo que brilla es oro. Uno de los problemas que podría enfrentar el usuario tiene que ver con la seguridad. Aún eso no ha sido clarificado.

En el caso de las operadoras, el problema está en el número de las que no podrían implementar la tarjeta virtual desde sus inicios, pues para ello necesitarían disponer de equipos capacitados y la industria aún no comienza a producirlos formalmente, lo que conllevaría a que en las redes hubiesen dos tipos de tarjeta, la física para el cliente viejo y la virtual para el usuario con un dispositivo nuevo. En los mercados emergentes eso sería más complejo, pues aún existe un porcentaje importante de clientes que utilizan redes de primera y segunda generación, sin mayor opciones para el cambio desde los mismos operadores.

Entre las operadoras que apoyan la e-Sim está AT&T, Deutsche Telekom, Etisalat, Hutchison Whampoa, Orange, Telefónica y Vodafone, además de Samsung y Apple por el lado de los fabricantes. El resto aún no se ha sumado.

Para este año, los dispositivos portátiles serán los primeros en utilizar la e-SIM, entre ellos relojes, pulseras inteligentes, así como tabletas y más adelante se integrarían a los Smartphones.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *