1

50% de ciudadanos compartirán datos a través de Smart City en 2019

Los CIO´s apuestan por la oportunidad de que los datos permitan hacer más eficientes la ciudades en el futuro.

PC World en Español

El rápido ritmo del cambio tecnológico y social ha dado a los CIO un nuevo sentido de urgencia y la voluntad de experimentar con iniciativas de ciudades inteligentes y de datos abiertos, según Gartner. En otras palabras, los Gobiernos estarán en el centro de la innovación tecnológica en la sociedad.

“A medida que los ciudadanos utilizan cada vez más tecnología personal y redes sociales para organizar sus vidas, los Gobiernos y las empresas están incrementando sus inversiones en infraestructura tecnológica y gobernabilidad”, dijo Anthony Mullen, director de investigación de Gartner. “Esto crea plataformas abiertas que permiten a los ciudadanos, las comunidades y las empresas innovar y colaborar y en última instancia proporcionar soluciones útiles que abordan las necesidades cívicas”.

Como resultado, Gartner predice que para 2019, el 50% de los ciudadanos en ciudades de millones de personas se beneficiarán de los programas inteligentes de la ciudad al compartir voluntariamente sus datos personales.

El volumen y la diversidad de los datos generados por los ciudadanos seguirá creciendo online con la proliferación de dispositivos de consumo y el IoT. Los ciudadanos experimentarán algunos de los beneficios de compartir datos pasivamente, a través de la colaboración gubernamental y comercial. A medida que esta hiperconectividad aumenta el ritmo, sin embargo, los ciudadanos se harán más conscientes del valor de sus “datos de vida” y estarán dispuestos a intercambiarlo proactivamente por el valor “en el momento”.

Los ciudadanos, por lo tanto, están recurriendo a plataformas de conversación como asistentes personales virtuales y bots de mensajería sobre aplicaciones y sitios web tradicionales. Los gobiernos también se están adaptando a este cambio.

Por ejemplo, el departamento de Seguridad Pública de Utah ofrece un examen de práctica para su licencia de conducir a través de Amazon Echo y Singapur está colaborando con Microsoft en su “conversación como plataforma“, iniciativa para desarrollar chatbots en torno a una serie de servicios públicos. Esto crea una gran oportunidad para desarrollar portales de datos abiertos que pueden aumentar la eficiencia, mejorar la experiencia de los ciudadanos, impulsar la innovación y generar ingresos para las organizaciones gubernamentales.

“Los portales de datos abiertos en las ciudades no son algo nuevo, pero muchos portales de hoy en día tienen una limitada legibilidad de la máquina y, por lo tanto, un valor empresarial limitado”, dijo Bettina Tratz-Ryan, vicepresidenta de investigación de Gartner. “La ciudad se convierte en ‘inteligente’ cuando los datos son recolectados y gobernados de una manera que puede producir valiosos flujos en tiempo real, en lugar de sólo retroalimentación de estadísticas o informes”.

Algunas ciudades ya están construyendo mercados de datos, especialmente a la luz de los flujos crecientes de datos de la IoT. Uno de los primeros motores es el Copenhagen Data Exchange, que toma los primeros pasos de conectar a los ciudadanos con los datos, proporcionar registros de la ciudad online y una mezcla de lentes a través de la cual ver la información.

El siguiente paso en la construcción de un verdadero mercado es presentar y orquestar estos datos para obtener más beneficios orientados a los negocios. Gartner predice que el 20% de todas las organizaciones del Gobierno local generará ingresos de datos abiertos de valor agregado a través de los mercados de datos para 2020. La clave para la monetización será la automatización y ampliación de la experiencia del usuario para permitir a los ciudadanos y empresas descubrir y preparar datos; Para encontrar patrones y compartirlos dentro de su comunidad u organización.

“Los usuarios tendrán varias opciones para “pagar”el acceso a los datos dependiendo del caso de uso”, dijo la Tratz-Ryan. “Un ciudadano normal puede simplemente participar a través de la democracia de datos y tener libre acceso a cambio de proporcionar sus propios datos, mientras que el uso comercial puede requerir compartir los ingresos con el dueño de los datos, o comprar una licencia para acceder a una fuente de datos enriquecida”.