1

3 consejos para evitar que niños vean videos inapropiados en Youtube

La aparición de videos con tinte pornográfico y/o violento que tenían de protagonistas a personajes como Peppa Pig, Bob Esponga, Frozen, entre otros, obliga a los padres a tomar medidas de prevención par sus hijos en el tema de videos en Youtube.  ESET, entrega algunos consejos para evitar que los más pequeños accedan a este tipo de contenidos.

Durante los últimos días varios portales de noticias estuvieron alertando sobre versiones inapropiadas de videos “infantiles” que están disponibles en YouTube.

Se trata de parodias con tinte pornográfico y/o violento de personajes y series populares entre los más pequeños como Peppa Pig, Dora la Exploradora, Bob Esponja, Plaza Sésamo o Frozen, entre otros.

Si bien no se corre el riesgo de una infección con códigos maliciosos o el robo de información, hay posibilidad de que los niños accedan a esos videos inapropiados. Por ello, ESET, que trabaja constantemente en la concientización de los adultos para que puedan ayudar a los más pequeños a tener una experiencia segura en Internet, lanzó su portal Digi Padres, con la intención de ayudarlos en esos temas de prevención.

Es importante tener en cuenta que sitios como YouTube tiene políticas para el contenido que se puede subir pero eso no garantiza que contenido inapropiado para menores no sea cargado, por lo que hay medidas que quedan en manos de los adultos responsables de esos niños.

Aquí te dejamos 3 consejos de Eset para prevenir esos problemas:

  1. Usar aplicaciones de control parental

Estas herramientas permiten que los padres conozcan y limiten el tipo de  contenido web que un menor puede ver en la computadora o dispositivo móvil. Se puede restringir la instalación de aplicaciones descargadas de Internet, configurar el uso de cierto tipo de programas, establecer roles de usuario con permisos distintos, bloquear ciertos sitios y registrar la actividad de un determinado usuario.

El monitoreo de las actividades online de los niños se logra a través de reglas y filtros que evitan el acceso a contenido inapropiado para su edad. Por ejemplo, se puede filtrar contenido relacionado con palabras soeces, pornografía o servicios que impliquen gastos de dinero. No es necesario espiar ni invadir la privacidad de los niños, ya que el uso de herramientas de control parental simplemente apunta a asegurarse de que visitan e interactúan con los contenidos adecuados. La relación de confianza y el diálogo abierto es fundamental para que disfruten de su experiencia en línea.

  1. Usar YouTube Kids para descartar contenido inapropiado

El año pasado se presentó YouTube Kids, una aplicación gratuita de Google pensada para que los más pequeños puedan descubrir videos, canales y listas de reproducción apropiados para su edad. Funciona de manera muy similar a YouTube, con la diferencia de que antes del primer uso los padres deben configurarla para personalizar el contenido que se mostrará. Por ejemplo, se puede desactivar la posibilidad de que los niños hagan búsquedas desde su perfil o configurar un reloj temporizador estableciendo el tiempo máximo que pueden pasar utilizando la aplicación. Además, en YouTube se puede habilitar el “modo restringido”, que permite filtrar el contenido potencialmente inadecuado en diferentes dispositivos

  1. No dejar a los niños solo con el dispositivo

En caso de que haya una computadora de uso compartido, es importante que esté en un lugar común al que los adultos puedan acceder para ver qué está pasando y supervisar los tiempos de conexión. Si bien es más difícil monitorear el uso de Internet cuando los chicos tienen su propio dispositivo móvil y lo usan en privado, el deber de los adultos responsables es acompañarlos en cada momento de su experiencia online. Si esto no es posible, se debería al menos verificar con cierta periodicidad qué sucede cuando están solos utilizando Internet.

La pantalla de la PC, el smartphone o la tablet es el canal de entretenimiento por excelencia de los más chicos, que acceden a la Web buscando material visualmente atractivo para divertirse y aprender, pero hay que acompañarlos en estas actividades entablando una relación de confianza y haciéndoles conocer qué precauciones deben tomar.