1

Crean aplicación para que españoles puedan pagar sus deudas

La aplicación permite hacer los tramites para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad a través del móvil y cancelar deudas que no se pueden pagar. Más de 5 millones de españoles pueden cancelar sus deudas y no lo saben.

La aplicación, denominada MY REPARA, permite que los españoles puedan entender la conocida como la Ley de la Segundad Oportunidad en España, la cual puede ayudarlos a cancelar las deudas y así permitir que miles de españoles puedan empezar de nuevo, sobretodo aquellos que se encuentran en situación de bloqueo económico por no devolver los préstamos solicitados y sufrir un sobre endeudamiento.

Su desarrollador, Enrique Espinosa, diseñó la aplicación a través de la consultora tecnológica Agencia Ninja de la que es socio fundador. La aplicación dispone de una tecnología que posibilita a la firma la absorción de todo el volumen de personas que tengan voluntad de acogerse a la Ley y cancelar sus deudas en España.

El número de personas que solicitará el amparo de esta normativa durante este año está cifrado en unos 10.000 casos de los cerca de 5.000.000 de personas que podrían acogerse a esta Ley y que muchos no lo realizan básicamente por desconocimiento de la misma.

Así que Repara tu deuda, la empresa que contrató el desarrollo de la aplicación para atender a decenas de clientesse ha posicionado como compañía líder en España, al realizar un 70% del total de casos durante el último ejercicio y, por supuesto, por haber obteniendo el 100% de los casos cancelados hasta el momento.

La ‘app’ gratuita facilita la tramitación de acogida a la Ley de la Segunda Oportunidad a través del móvil y permite controlar en tiempo real el estado del proceso de cada cliente de las más de 30 oficinas que Repara Tu Deuda tiene en España. Tal y como comenta el desarrollador de la solución, “gracias a esta herramienta, muchas personas podrán cambiar sus vidas al facilitarles un acceso al procedimiento que les permite exonerarse de las deudas contraídas” comenta Enrique.