1

5 rasgos claves de los gestores de proyectos

Un buen gestor de proyectos, debe ser un socio estratégico de negocios, totalmente implicado en el éxito de la organización y ser capaz de trabajar con inevitables contratiempos.

Cada gerente de proyecto sabe ejecutar proyectos a tiempo y dentro del presupuesto. Y los buenos administradores de proyectos también se esfuerzan por cumplir con los requisitos del proyecto. Pero los verdaderos líderes de proyectos van más allá. No sólo ejecutan proyectos dentro del alcance, sino que son responsables, socios comerciales estratégicos plenamente comprometidos con el éxito de la organización.

Si usted está buscando destacar y llevar su carrera de gestión de proyectos al siguiente nivel, los siguientes rasgos de los gestores de proyectos altamente eficaces le mostrará el camino. Junto con las habilidades técnicas necesarias, estos atributos le pondrán en mayor demanda como un gerente de proyecto, proporcionando una base sólida que le permitirá adaptarse a la constante evolución de la dinámica de un proyecto, poniendo las necesidades de su parte por encima de todo lo demás.

1. Ser un socio comercial estratégico

Los gerentes de proyectos que pueden ofrecer habilidades de liderazgo estratégico de alto nivel, no sólo técnicas de gestión técnica, proporcionan ventajas significativas para las organizaciones de todos los tamaños. En estos días, hay muchos más factores, tanto internos como externos, que pueden afectar negativamente a proyectos de todo tipo. Tales factores incluyen triples resultados (resultados económicos, ecológicos y sociales), restricciones legales y legislativas, cuestiones de proyectos remotos, factores internacionales y culturales, entre otros. Factores tales como estos crean complejidades adicionales que un gerente de proyecto debe afrontar, y si usted no tiene una fuerte comprensión de cómo su proyecto encaja dentro de los objetivos estratégicos generales de la empresa, dificulta enormemente sus posibilidades de lograr resultados efectivos. Las Oficinas Ejecutivas de Gestión de Proyectos (EPMOs) se enfocan en esta conexión y ayudan a incrementar las tasas de éxito de proyectos, programas y carteras.

2. Alentar y reconocer las contribuciones valiosas

El éxito o fracaso de un proyecto, no cae sobre los hombros de una persona. La efectividad de un líder de proyecto está fuertemente impactada por las contribuciones de otros en su equipo. Los gerentes de proyectos altamente eficaces comparten el reconocimiento por el trabajo bien hecho y animan a todos los miembros a participar y contribuir a sus niveles más altos. En lugar de tratar de ser un gato de todos los oficios, aprovechar los conocimientos y habilidades de los demás en el equipo. Esta táctica simple pero eficaz aumentará en gran medida la probabilidad de lograr objetivos.

3. Respetar y motivar a las partes interesadas

La capacidad de un gerente de proyecto para comunicarse con e influir en una variedad de partes interesadas es primordial para el éxito del proyecto. Después de todo, usted necesita encontrar maneras de motivar a los trabajadores sobre los cuales usted no tiene influencia directa pero que puede hacer o romper un proyecto. Debe demostrar respeto por los miembros del equipo, las partes interesadas y los patrocinadores en todo momento si desea recibir su respeto a su vez. Es casi imposible que los proyectos progresen en la dirección correcta ya tiempo sin respeto y motivación, especialmente de patrocinadores e interesados.

4. Tener plena confianza en el éxito

Los directores de proyectos altamente eficaces creen en el trabajo que hacen y están plenamente investidos en ver un proyecto desde el inicio hasta el cierre. Esta mentalidad ayuda a lograr los mejores resultados a lo largo del proyecto. Estar completamente involucrado en todos los aspectos profesionales del proyecto, sus actividades y su gente. Evite extenderse demasiado si desea mantener la integridad profesional y la satisfacción de los interesados.

5. Integridad y responsabilidad del estrés

No todo en un proyecto irá según lo planeado. Los errores son de esperar, pero es importante aceptar siempre cuando se equivocan y aprender de sus errores. Ser responsable de sus decisiones y acciones es vital, y envía un mensaje fuerte al resto del equipo.

Esta es una habilidad imprescindible, ya que la mayoría de los proyectos, independientemente del tipo, industria, tamaño o complejidad, tendrán áreas grises en algún momento. Problemas con limitaciones y complejidades externas, limitaciones de proyectos remotos, conflictos y ambigüedad – estas y otras incertidumbres casi seguramente serán encontradas.