1

Los nuevos iPhone, tanto el X como el 8, se montan en la inteligencia artificial

Los esperados modelos ofrecen una ligera evolución frente a la generación anterior y el nuevo iPhone X con pantalla OLED, reconocimiento facial y chip biónico, también tendrá inteligencia artificial, estrenándose en los productos Apple.

Aunque cada año parece resultarle más difícil a Apple mantener en secreto el lanzamiento de sus nuevos productos, este año no fue diferente y, en esta ocasión, hasta el nombre del equipo estrella fue revelado antes de su presentación.

La novedad, sin duda,  fue el nuevo iPhone X, el más potente de la familia y Apple quiso que pase a la historia y sea recordado como el correspondiente a su décimo aniversario desde que fuese presentado el primer modelo. Novedades tiene y muchas, pero a primera vista,  su precio de venta para el modelo más básico parte de los 1.159 dólares, por encima incluso del Galaxy Note 8 de Samsung. Su reserva será posible a partir del 27 de octubre para ser servido a los usuarios a partir del 3 de noviembre. De este modo, pasa a ser el iPhone más caro de la historia actual.

Entrando en sus novedades, la pantalla Super Retina alcanza las 5,8 pulgadas y aprovecha toda la parte frontal del terminal, rompiendo con los característicos marcos que sí mantienen incluso los modelos iPhone 8 y iPhone 8 Plus también anunciados.

En su interior, el nuevo procesador A11 Bionic chip que vuelve a incrementar su rendimiento, a la vez que añade inteligencia predictiva para ser utilizada en el desbloqueo del terminal mediante reconocimiento facial.

De este modo, el nuevo iPhone X da un paso adelante y elimina de su pantalla el botón Home con la función de reconocimiento facial que también permanece en la generación iPhone 8. No puede olvidarse otra serie de aspectos como es la carga de su batería de forma inalámbrica, el soporte de juegos y contenidos de realidad aumentada, compartir mensajes mediante emojis animados (Animoji), así como una doble cámara de 12 megapíxeles con estabilización optica de la imagen y doble óptica. Estos sensores compaginan distintas focales de f/2.4 y f/1.8 para mejorar las capturas de las instantáneas y de los videos.

En lo que respecta a los modelos más conservadores, que bien podrían haber pasado por denominarse el iPhone 7s y iPhone 7s Plus para seguir la nomenclatura hasta este año, ofrecen mejoras importantes en sus cámaras, además de integrar también los nuevos procesadores A11 y su coprocesador M11 con los que Apple afirma que se obtiene hasta un 70 más de velocidad frente al A10 Fusion, y un 30% de mejora en gráficos.

Los tamaños de pantalla se mantienen en las 4,7 pulgadas y las 5,5 pulgadas con tecnología Retina HD. Ambos cuentan con finalizados de vidrio, tanto en su pantalla frontal como en la posterior, garantizando una alta resistencia a impactos. Apple tendrá que demostrar su durabilidad, puesto que otros fabricantes de modelos Android ya lo intentaron previamente sin grandes éxitos.

Los nuevos rendimientos ofrecidos por estos terminales tienen como foco también permitir la implementación de nuevas técnicas de aprendizaje automático, desarrollo de aplicaciones de realidad aumentada, así como el uso y disfrute de juegos inmersivos en 3D. Parece que el cargador inalámbrico que habilita la carga de la batería también es compatible con estos modelos de iPhone 8 y iPhone 8 Plus, aunque el accesorio tardará en llegar y no lo hará hasta entrado el 2018.

Ambos dispositivos podrán reservarse desde este mismo viernes día 15 de septiembre en más de 25 países para que su venta final se produzca una semana después, el 22 de septiembre. Entre los países mencionados para la disponibilidad en esta primera remesa se encuentra España. El precio del iPhone 8 más económico, disponible en acabados plata, oro o gris espacial, partirá de los 809 euros con una capacidad de almacenamiento de 64 GB que pasa a ser el valor más bajo. Por su parte, el iPhone 8 Plus con pantalla de 5,5 pulgadas tendrá un coste de entrada de 919 euros. Según estos precios, la media tiende a la alza frente a las generaciones anteriores, a pesar de que la cantidad de memoria sea superior.