1

La brevedad de Twitter en terapia intensiva: La red prueba mensajes de 280 caracteres

Twitter tomó la decisión de incrementar en 100% el número de caracteres de que disponen sus usuarios para expresarse en la red, en un intento por llevar a la plataforma a parecerse más a Facebook e Instagram, además de buscar más opciones para monetizar en momentos cada vez más difíciles.

Por William Peña|PC World en Español

Instagram, Facebook, así como SnapChat, entre otros, no dejan dormir en paz a Twitter y, en un nuevo intento por agradar y conquistar más suscriptores y audiencias, además de hacer sentir más libres a las actuales, Twitter decidió aumentar la extensión de los tweets desde 140 hasta 280 caracteres, un número que, a simple vista, pareciera jugar en contra de una plataforma que se ha caracterizado precisamente por el poder de la brevedad y el impacto de la creatividad en la escritura de sus más de 300 millones de usuarios (25% realmente activos).

La decisión, comunicada por @jack en la red, en la que alegó que éste era “un pequeño cambio, pero un gran paso para nosotros”, pues los  “140 caracteres fue una elección arbitraria basada en el límite de SMS de 160 caracteres” y que hoy día, “debemos estar orgullosos de lo bien pensado que el equipo ha estado en la solución de un problema real que la gente tiene al intentar tweet”, no parece del todo correcta, pues prácticamente aniquila la esencia de Twitter: brevedad, creatividad e impacto a través de mensajes cortos.

No obstante, @jack comentó al final de su tweet para anunciar el cambio que Twitter mantendrá “nuestra brevedad, velocidad y esencia”. Pero realmente no es así y Twitter pudiera perder su gran fortaleza y, además, limitar la creatividad de sus audiencias, pues ahora tendrán que pensar menos para escribir cualquier cosa. En otros tiempos, la estrategia de los 140 caracteres les obligaba a ser más concisos y pensar para contar una historia o narrar una noticia en menos palabras. 

Y ahora con 280 caracteres los tweets no serán más atractivos, quizás sí más tediosos y repetitivos.

Sin embargo, Twitter no parará, a pesar de que en el comunicado de la compañía, se indica que sólo 9% de los tweets en Estados Unidos alcanza los 140 caracteres, pues la mayoría no supera los 34 caracteres, es decir que menos del 10% de la base de usuarios será más importante que el 90% de la población de Twitter en EEUU, que utiliza casi 70% menos del espacio que tiene en la red para dar una noticia, contar algo o simplemente twittear.

En el caso de Japón es más elocuente, aunque allí Twitter no extenderá el número de caracteres. Y es que en Japón puedes decir lo mismo que en inglés pero con menos palabras y  sólo 0,4% de los tweets llegan a 140 caracteres, pues la gran mayoría no supera 15. En Español, la mayoría de los Tweets tienen 35 caracteres.

Entonces, la decisión no está fundamentada en lo largo de un trino, sino en otra cosa. Pero qué es?

Tal vez la arremetida de Facebook con las cada vez más amplias posibilidades para que sus audiencias escriban mucho más en sus muros, entre otros,  lo que le permite a ésta incrementar sus opciones de ingresos por publicidad segmentada. También puede ser el efecto de Instagram y las imágenes o videos con texto sin mayor restricción, que permiten a sus audiencias etiquetar y hacerse más visibles, lo que ayuda a la plataforma a conocer gustos, intereses, etc y luego monetizar.

En fin, muchas cosas que están pasando en la competencia y que obligan a Twitter a tomar decisiones, pues es evidente que, a medida que pasan los días, sus audiencias disminuyen y los esfuerzos realizados no terminan conquistando a nadie, sólo a unos pocos.

Pero la decisión no parece la más acertada y si lo que buscan es que sus audiencias escriban más en un tweet que menos en varias líneas de tweets, terminarán perdiendo volumen de mensajes y, con ello, opciones de ingresos por publicidad segmentada o focalizada, entre otros.

Además, aniquilarán el esfuerzo mental de sus audiencias por esforzarse para ser creativos y más directos en la redacción de un tweet y, por supuesto, quebrarán la esencia real de Twitter y su poder de conexión ciudadana con la información.

Y es que el incrementar la línea de un tweet a 280 caracteres, también hará menos llamativo el mensaje y, por supuesto, menos interesante su lectura. La pasión de un tweet que se convierte en una línea de tweets, que incitan a las audiencias a esperar el próximo o sólo un buen tweet, es mucho más impactante que un tweet más largo y, en un mundo en donde los jóvenes (audiencias a las que Twitter anhela) leen cada vez menos, los tweets más largos en vez de acercarlos los alejarán más.