1

Increíble, la gente pasa más tiempo en su Smartphone que trabajando

Las personas inteligentes están comenzando a cancelar sus cuentas sociales y apagar los teléfonos inteligentes, pues el tiempo que pierden también lo están perdiendo en ser productivos. Un par de estudios lo demostraron.

Los últimos avances provienen de Apple y Google. Los nuevos teléfonos iPhone 8 y iPhone X, así como los nuevos teléfonos Pixel de Google, están causando estragos, ofrecen cámaras de calidad cercana a la réflex digital y realizan una creciente variedad de trucos geniales, como el apoyo a la realidad aumentada.

Si le preguntas al público si quieren todo este poder y habilidad, probablemente respondan: “¡Bueno, sí! ¡Absolutamente!”

Pero si tuviera que preguntarles si los teléfonos más nuevos solucionan los problemas que las personas tienen con sus vidas, la respuesta sería: “Bueno, no”. ¡Absolutamente no!”

De hecho, los teléfonos inteligentes están empeorando los problemas más grandes.

La mayoría de los profesionales luchan con el equilibrio entre el trabajo y la vida. Sufren problemas de atención. Quieren lograr más en sus vidas.

Los teléfonos inteligentes no solo no ayudan a resolver estos problemas; en realidad los empeoran.

Y es que con cada día que pasa, se está volviendo más claro que los teléfonos inteligentes están haciendo que las personas sean más estúpidas. Esa es la forma contundente de expresarlo.

Más exactamente, los teléfonos inteligentes son cada vez más adictivos y distraen, y como resultado, cada vez es más difícil que la gente preste atención a lo que están haciendo y trabaje menos.

¿Estas proclamaciones van demasiado lejos? Tal vez. Pero considere esta impactante comparación: un estudio realizado el año pasado por Voucher Cloud encontró que los sujetos pasan un promedio de solo dos horas y 53 minutos realizando un trabajo productivo cada día.

Asimismo, un estudio no relacionado de Dscout descubrió que el usuario promedio de un teléfono inteligente pasa dos horas y 25 minutos cada día en su teléfono. (Los usuarios de teléfonos inteligentes “pesados” promedian tres horas y 45 minutos por día).

La cantidad de tiempo que pasa en los teléfonos crece cada año. La cantidad de tiempo que hace el trabajo probablemente disminuya. Los teléfonos inteligentes están impulsando una tendencia en la que la frivolidad está reemplazando la productividad.

Parte de la culpa recae en las aplicaciones, por supuesto, especialmente en las aplicaciones sociales. Pero son los teléfonos inteligentes los que ponen esas aplicaciones en nuestras manos 24 horas al día, 7 días a la semana.

El mecanismo detrás de la crisis de teléfonos inteligentes es fácil de entender. Vivimos en una economía de atención, y las empresas de tecnología se encuentran en una acalorada competencia para adquirir nuestro tiempo y atención. En esta lucha darwiniana, los productos y servicios más adictivos y distraídos sobreviven y prosperan y dominan.

Empresas como Facebook alardean de sus accionistas sobre el creciente número de horas que los usuarios gastan en sus sitios y aplicaciones. Todos los sitios sociales están tratando de defenderse contra Facebook por ser tan adictivos como pueden ser.

YouTube capta una gran cantidad de atención, y todos los sitios de video intentan defenderse de YouTube.

Y al igual que los sitios sociales, los sitios de noticias, las aplicaciones de juegos, las aplicaciones de música y otros aprenden a ser más distraídos y adictivos, junto con la realidad aumentada, la realidad mixta y la realidad virtual.

Como resultado, los teléfonos inteligentes están afectando nuestras mentes. Los teléfonos inteligentes han llegado a ocupar lo que se llama un “espacio de atención privilegiado”, comparable al sonido de nuestros propios nombres. Trabajar con un teléfono inteligente cerca es atencionalmente similar a trabajar mientras los compañeros de trabajo están parados hablando de usted por su nombre. Es difícil concentrarse.

En Silicon Valley surge una nueva perspectiva: desde tecnólogos individuales, no desde las principales compañías, sobre lo que están haciendo los teléfonos inteligentes. Los teléfonos y, aún más, las aplicaciones sociales móviles y los sitios influyen de innumerables maneras sin la conciencia.

Los teléfonos inteligentes dan una adicción “tóxica” y la gente está “desperdiciando sus vidas” en ellos.

Sitios como Facebook están librando una guerra de libre albedrío. El periódico The Guardian publicó recientemente una entrevista con el creador del botón “Me gusta” de Facebook, Justin Rosenstein, en el que admitió que su creación es parte de un gran problema.

Rosenstein no se permite usar Reddit o Snapchat, e incluso restringe su uso de Facebook.

Más revelador, tan pronto como compró su nuevo iPhone, ordenó a su asistente que lo bloquee con los controles parentales para evitar que descargue aplicaciones. Rosenstein está tratando de evitar lo que cada vez es más nuevo cuando se trata de un estado mental. Los expertos lo llaman “atención parcial continua”.

Rosenstein dice que “todos están distraídos todo el tiempo”. Y este estado de ánimo reduce de manera medible los coeficientes intelectuales y la productividad y surge incluso cuando los teléfonos inteligentes están cerca pero no están en uso.

 

There are 1 comments

  1. Pingback: Increíble, la gente pasa más tiempo en su Smartphone que trabajando - EcuTec

Comments are closed.