1
 

Explosión sónica causada por meteoro sorprende en Michigan, Ohio e Indiana

Un meteoro cruzó el cielo de Michigan el martes 16 de enero por la noche, con un destello que por un instante iluminó tan claramente como el sol durante el día, con un ruido similar a un trueno y una vibración parecida a un temblor.

Científicos de Universidad de Michigan discutieron la ciencia detrás del fenómeno que dejó a cientos asombrados. Larry Ruff, profesor en el Departamento de Tierra y Ciencias del Ambiente, es un sismólogo que supervisa la estación sísmica de Ann Arbor, que está en el campus de la U-M. Dijo que el sismógrafo registró el evento y produzco una firma sísmica fuerte e inusual.

“Esta fue una explosión en la atmósfera, no un terremoto, y produjo un sismograma que es muy diferente de lo que se obtiene a partir de un terremoto pequeño, regional”, dijo. “Los sismólogos que tienen experiencia suficiente pueden afirmar que no es un terremoto porque sus características son muy diferentes.”

Ruff ha trabajado en la estación sísmica de la UM desde 1982 y dijo que nunca ha visto una señal tan fuerte registrada allí después de un evento atmosférico.

“Después de algunos estampidos sónicos notables anteriores y explosiones de meteoritos, miré y nunca vi una señal como ésta”, dijo. “Ésta simplemente se destaca. Esta es la señal más fuerte -el mejor sismograma- de todos los que he visto en los últimos años en la estación de Ann Arbor”.

Riesgos desde el espacio

Michael Liemohn profesor en el Departamento de Clima y Ciencias del Espacio y de ingeniería, es un experto en riesgos del espacio. Vio el meteoro desde su coche y lo reconoció como un “bólido”, un pequeño meteoro que explota y arde en el cielo antes de llegar al suelo. Comparó este estallido con uno reciente en Siberia, donde Se puede discutir riesgos de los espacios en la detección de asteroides en general, y un incidente relativamente reciente en Siberia que causó un boom sónico que causó daños materiales y lesiones.

“Esta fue probablemente una roca de unos pocos pies de diámetro,” dijo. “La principal forma en que un bólido puede ser peligroso es vidrios rotos. Es extraño, pero cierto.Se mueven a miles de millas por hora a través de la atmósfera, o sea a velocidades supersónicas, y crean una explosión sónica que puede alcanzar el suelo. Si este bólido hubiera sido una roca un poco más grande, entonces podría haber roto ventanas. Un bólido que explotó sobre Siberia hace unos años, que era una de 10 toneladas de roca del tamaño –más o menos del tamaño de la roca “Michigan” en Hill y Washtenaw- envió alrededor de 1.000 personas al hospital, algunas con huesos rotos por caídas pero la mayoría por vidrios rotos cuando las ventanas estallaron hacia adentro.

“Las rocas espaciales de color oscuro de este tamaño, también conocidas como asteroides, son esencialmente invisibles contra la negrura del espacio exterior. A menudo podemos detectar las realmente grandes, del tamaño de una casa, o más grandes, pero del tamaño de una roca son demasiado pequeñas para ser vistas hasta que están muy cerca de la Tierra. Incluso entonces, tenemos que estar buscando en la dirección correcta. El Programa de Defensa Planetaria de la NASA está diseñado para identificar y desviar rocas más grandes. Si ellos predicen que hay una buena probabilidad de que podría golpear al planeta la NASA tiene varias opciones para desviar la trayectoria del asteroide, como dispararle con un misil o con láser”.

Una muestra de la historia del universo

Ted Bergin,profesor y director del Departamento de Astronomía, utiliza química para estudiar la física de la formación estelar y planetaria y rastrear los orígenes moleculares de la vida.

“Estas rocas son los restos de la formación de un planeta, que nunca llegaron a formar parte de uno,” dijo. “Debido a eso, contienen en su interior la historia de nuestros propios orígenes y nos pueden decir cómo nació un planeta como el nuestro.”

“Los meteoritos caen del cielo todos los días. La mayoría de ellos son tan pequeños que se queman en la atmósfera superior y no llegan al suelo. Sin embargo, en algunos casos son lo suficientemente grandes para penetrar más profundamente en la atmósfera donde explotan ya sea antes de golpear el suelo o llegan al suelo en sí. Estos organismos son del orden de metros de tamaño o más grande. La frecuencia que impactan en la atmósfera es en términos de uno cada 3 a 10 años. Recordemos que la mayor parte de la superficie de la Tierra está cubierta por agua, por lo que hay una mayor probabilidad de que caigan en el océano”.

David Gerdes, profesor en los departamentos de física y astronomía, estudia la estructura y evolución del universo.

“La Tierra es golpeada por meteoritos todo el tiempo, alrededor de 1.000 meteoros visibles llegan a la atmósfera de la Tierra cada segundo. La mayoría de éstos no son más grandes que un grano de arena.

“Los meteoritos que penetran lo suficiente en nuestra atmósfera para producir la gran explosión visible y audible como experimentamos anoche provienen de objetos con diámetros de alrededor de un metro o más, y son más raros. Los expertos estiman que un objeto del tamaño de 1 metro llega cada ciertos meses, uno de 10 metros (como el que apareció sobre Rusia en 2013, causando lesiones y significativos daños a la propiedad) ocurren cada pocos años o décadas, y uno de 100 metros o mas cada pocos miles de años.

“El evento de anoche fue grabado por las cámaras del tablero de instrumentos, cámaras de seguridad, sensores de rayos y sensores sismológicos desde muchos lugares. Estos datos nos ayudarán a formar una imagen mucho mejor de tamaño y la trayectoria de este objeto, y si y donde cualquier fragmento ha llegado a la Tierra”.